News

Dean Lawrence fue nombrado presidente de la IMRF en junio del año pasado en el Congreso Mundial de Rescate Marítimo en Vancouver. Aquí le pedimos que nos cuente un poco más sobre él y los desafíos que enfrenta el sector.

¿Qué le hizo elegir una carrera en búsqueda y rescate marítimo (SAR)?

Como muchos Kiwi, pasé mi infancia dentro y fuera de los barcos, pero cuando compré mi primer barco pensé que debería hacer un curso de capacitación para comprender las reglas marítimas y aumentar mi competencia.

Un día, el tutor mencionó que el centro local de Coastguard New Zealand estaba buscando voluntarios. Profesionalmente soy un Constructor registrado, pero decidí que daría un poco de mi tiempo durante los fines de semana para ayudar a los demás, y una cosa llevó a la otra.

La organización Coastguard New Zealand cubre todo, desde administrar los centros de comunicación regionales para comunicaciones VHF cercanas a la costa, hasta realizar rescates marítimos en la mayoría de las áreas costeras y algunas aguas continentales. También son los principales proveedores de cursos de educación marítima para el navegante recreativo.

Vivo en Auckland (la ciudad más grande de Nueva Zelanda), en la Isla Norte de Nueva Zelanda.

Es una de las vías fluviales más concurridas de Nueva Zelanda con una enorme población de navegación recreativa y comercial.

Nuestras tripulaciones cubren la mitad superior de la Isla Norte, y durante los períodos pico de verano nuestros centros de comunicación reciben un informe de viaje de un barco cada 25 segundos.

La mayoría de nuestros rescates se centran en los usuarios de botes recreativos. Hay una población masiva de botes en Nueva Zelanda, y el 75-80% de nuestras llamadas son preventivas: una batería descargada, falta de combustible, errores del usuario, etc., pero el porcentaje restante son situaciones SAR genuinas.

Alrededor de la costa de Nueva Zelanda tenemos muchos bancos costeros grandes y peligrosos en la entrada a los puertos, y muchos usuarios de embarcaciones se meten en problemas en esas zonas.

He trabajado operativamente en casi todas las funciones, desde operador básico de radio, pasando por el oficial de servicio que dirige el centro, hasta el coordinador de SAR marítimo responsable de cualquier incidente importante en el agua durante mi período de servicio.

Este sigue siendo mi papel hoy, además de ser Patrón de un barco de rescate en mi unidad local que opera desde el puerto de Manukau y cubre la costa oeste.

Por el lado de la dirección, he sido miembro de la Junta Nacional, completé un período de tres años como Presidente de Coastguard New Zealand donde continúo como miembro de la Junta Nacional, y en el 2015 me uní a la IMRF.

También tuve un período de 10 años durante mi tiempo de voluntariado, donde después de un cambio de carrera trabajé como Gerente de Operaciones y luego CEO de la Región Norte de Coastguard New Zealand, pero siempre he mantenido mi contribución voluntaria.


¿Cuáles han sido los mejores momentos de su carrera hasta ahora?

Operativamente, estoy muy orgulloso del hecho de que he estado involucrado en rescates donde mi contribución como parte del equipo ha significado que las personas hayan regresado a sus familias y seres queridos de manera segura.

En el lado de la administración, hay dos cosas que considero destacables:

1) Trabajé para la Coastguard New Zealand de la Región Norte en 2004. Ayudé a hacer crecer la organización e integré con éxito 25 unidades separadas en una región operativa cohesionada, mejorando sustancialmente la flota y la red de comunicaciones, al tiempo que garantizaba la sostenibilidad financiera de la región.
2) En segundo lugar, cuando asumí el cargo de Presidente de Coastguard New Zealand hubo muchos desafíos y problemas internos, pero estoy seguro de que cuando terminé el cargo tres años después, la organización estaba en un lugar mucho mejor en términos de cohesión, compromiso y base financiera.

¿Cuáles son los problemas más importantes para Coastguard New Zealand, y son esos problemas específicos de Nueva Zelanda?

Nuestro mayor problema es universal: la financiación.

Coastguard New Zealand es una organización benéfica registrada, tenemos miembros simpatizantes, y solicitamos fondos de varios organismos que otorgan subvenciones.

Operamos con un presupuesto consolidado de aproximadamente NZ $20 millones, de los cuales aproximadamente $4 millones provienen de fuentes gubernamentales, pero las demandas de tiempo de nuestros voluntarios solo está creciendo y creciendo.

Brindamos servicio SAR las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año, y aunque la actividad solía centrarse los fines de semana con un pico en el verano, ahora es toda la semana y durante todo el año.

El 75% de esas llamadas no son críticas ... de hecho, nuestro apodo es 'el Automóvil Club del mar', pero en realidad es SAR preventivo, porque no puedes bajarte y caminar de vuelta a casa.

Sumado a eso, diría que la carga administrativa está aumentando.

Con una fuerza de voluntariado tan grande tenemos responsabilidades masivas de salud y seguridad, nuestro cumplimiento legal, y los requisitos de certificación también están aumentando. Nuestros voluntarios siguen siendo predominantemente hombres, pero cada vez hay más mujeres uniéndose, y cada vez aumenta la cantidad de Patrones femeninos.

Nuestros voluntarios también tienden a ser más maduros en años, a menudo con considerable experiencia en navegación, lo que los hace muy valiosos desde el punto de vista operativo.

Estamos viendo a más personas jóvenes interesadas en apoyarnos, pero el desafío es que todos quieren salvar vidas en el mar, y en realidad las funciones comerciales y administrativas son igual de importantes: apuntalan todas nuestras actividades operativas.


Como Presidente (relativamente) recién elegido de la IMRF, ¿qué le gustaría lograr durante su tiempo en el cargo?

En primer lugar, me gustaría asegurarme de que la IMRF tenga la seguridad financiera y la estabilidad que necesita para ayudar con confianza y eficacia a liderar y representar a la Comunidad SAR Marítima a nivel mundial.

En segundo lugar, me gustaría que la IMRF continúe desarrollando su trabajo proporcionando recursos SAR, capacitación y experiencia, permitiendo que más países y regiones de todo el mundo desarrollen una red SAR efectiva y desarrollen sus capacidades.

Esta es una versión editada de la entrevista, visite el "Blog IMRF" en el sitio web para leer la versión completa.